Declaración de Panamá


Los miembros de la Mesa de Unidad de Acción Democrática (Muad), reunidos en la Ciudad de Panamá los días 3 y 4 de junio de 2019 en el Taller Estratégico 2019, junto a nuestros colegas del interior de la isla de Cuba, que fueron impedidos por el gobierno de viajar a la cita, hemos acordado lo siguiente:

El ascenso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez a la cima del poder político en Cuba y la entrada en vigor de una nueva Constitución, no solo no han supuesto un cambio en las condiciones políticas y económicas del país, sino que han ahondado la falta de representatividad política de los órganos de gobierno y la precariedad material y espiritual de la nación. La Muad, desde su creación en 2015, ha ofrecido su concurso para la superación del clima de confrontación y hostilidad verificado por décadas en Cuba, y nada se ha logrado desde entonces. Nuestra meta es propiciar una nación que respete la democracia y el estado de derecho, pero no como resultado de la victoria de unos sobre otros sino del triunfo de todos sobre la desidia, el abandono y la irresponsabilidad. Un cambio del que cada cual se sienta autor.

Las libertades fundamentales de las personas continúan siendo conculcadas bajo la propia Constitución y su extensión lógica de leyes. Se mantiene la retórica del “enemigo” como forma de desconocer al adversario. Se estigmatiza al que abandona el país, a la emigración, diversa pero siempre cubana y se persigue y encarcela al que piensa diferente. Se injuria al que trabaja y, aún más, al que consigue con su trabajo superar las condiciones de hambre y necesidad.

Estas condiciones no ayudan al país ni ofrecen esperanzas. Mucho menos cuando son acompañadas por el excesivo poder económico de las empresas militares, decididas a erigir gigantescos hoteles de lujo con compañías y trabajadores extranjeros, y se ponen en práctica generosas políticas de atracción al capital foráneo, ajenas para sus equivalentes nacionales.

Frente a la imperiosa necesidad de “enemigos”, los cubanos nos hemos visto clasificados como tales por el Estado, que debía ser nuestro facilitador. Es una situación anómala que vuelve sospechosos los más elevados gestos de humanidad.

La Muad rechaza el tratamiento dado recientemente a los connacionales que procuraron ayudar a las víctimas del tornado que afectó algunas de las áreas más pobres de La Habana el pasado 27 de enero. Rechazamos también la represión con que se ultimó la marcha contra la homofobia el pasado 11 de mayo y que divulgó la imagen de un país que persigue lo que en el mundo se vive como una fiesta. Y rechazamos el silencio estatal sobre los feminicidios y crímenes relacionados con la discriminación de género, racial y cualquier otra lesiva de la dignidad humana.

Apreciamos las facilidades que han dado acceso a los ciudadanos de la isla a internet y las redes sociales. La novedad ha puesto de relieve que la sociedad civil cubana es una realidad, pues lo que hasta hace poco tiempo eran iniciativas difíciles de apreciar, han ganado una capacidad de convocatoria y divulgación inéditos. Se ha movilizado a la población para asistir a damnificados, reivindicar un trato más humano hacia los animales, luchar contra la homofobia, denunciar decretos estatales que bloquean la libertad artística y reducir los precios de los servicios de conexión a la llamada red de redes, por solo citar los más relevantes. Igualmente fue efectiva la movilización por el No en vísperas del referendo constitucional del pasado 24 de febrero. La campaña que en favor de su aprobación realizó el Estado cubano, monopolizando los medios de difusión y penalizando la manifestación pública en contra del texto propuesto, encontró en la movilización a través de las redes sociales la única contestación pública. La parcialidad respecto de la utilización de los medios de comunicación y la movilización pública hacen de la aprobación resultante un evento cuestionable.

Como resultado del nuevo texto constitucional, el país prepara una nueva Ley Electoral. La Muad insta al Estado cubano a hacer de ese texto un modelo que propicie la participación efectiva de los ciudadanos en el proceso de elección de sus representantes políticos, respetando las libertades de asociación y movimiento sin mirar sus preferencias ideológicas.

Convocamos al gobierno cubano a que libere los espacios de participación, de modo que la movilización creciente no tropiece con un clima de represión y agravio, como el que vimos durante la asistencia a los damnificados del tornado en las jornadas posteriores al 27 de enero, y a los que se movilizaron contra la homofobia el pasado 11 de mayo.

En este momento se verifica un distanciamiento entre el gobierno de Cuba y el de los Estados Unidos. El régimen de sanciones del país vecino hacia Cuba se vigoriza y las consecuencias no se han hecho esperar. La Muad considera que esta dependencia del mayor o menor distanciamiento respecto del gobierno de los Estados Unidos se debe a la incapacidad del país para producir alimentos y generar recursos productivos y financieros que nos independicen de los ciclos políticos de otras naciones. Los miembros de esta Concertación instamos al gobierno cubano, una vez más, a liberar las ataduras a la capacidad productiva de la nación, tanto agrícola, manufacturera como de servicios de alto valor agregado.

La Muad se solidariza con los luchadores democráticos de Venezuela y Nicaragua y desea que todos los gobiernos carentes de legitimidad social sean sustituidos por regímenes democráticos. Surgidos de la movilización por la democracia en Cuba, conocemos el costo y el dolor de ambos pueblos.

La represión política es para la Muad el aspecto más enojoso e inaceptable de las prácticas autoritarias del gobierno cubano. La consagración de un sistema de partido único en el nuevo texto constitucional deja sin efecto la proscripción de la discriminación que el mismo texto dicta. Repudiamos de manera particular la existencia de presos políticos y la criminalización de los hijos, cónyuges, hermanos y padres de los opositores, como manera de desestimular su lucha.

La libertad es una, el dolor que causa su falta es infinito. Paremos ya este despropósito.

Ciudad de Panamá-Cuba, 10 de junio de 2019.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Declaración de Febrero


1.- El pasado año, luego de la designación de Miguel Díaz Canel como presidente de la República de Cuba por la máxima dirección del régimen cubano, surgieron nuevas expectativas, tanto dentro como fuera del país, sobre la posibilidad de que se iniciara un proceso de cambios reales en la sociedad cubana que no solo contemplaran las categorías económicas y sociales, sino también las políticas. El propio presidente designado negó, en reiteradas ocasiones y en distintos escenarios que esto fuera a ocurrir, puntualizando que la clave de su gobierno estaba dada por la continuidad, no por los cambios.

2.- En el marco del reordenamiento legal determinado por los nuevos espacios ocupados por los trabajadores privados, fundamentalmente en el ámbito de los servicios, la agricultura y la construcción y de la creación de nuevas estructuras de dirección para ejercer el gobierno, las autoridades de las islas iniciaron el proyecto de adecuación de la Constitución de la República de Cuba la cual, luego de promulgada en 1976, había sufrido ya cambios en los años 1978, 1992 y 2002. En esta última versión de la ley de leyes, aprobada ya por la Asamblea Nacional el pasado diciembre, se han mantenido los artículos que determinan al Partido Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y el estado, así como la irrevocabilidad del sistema sociopolítico que rige a Cuba desde hace ya más de 60 años, en sus diversas modalidades. Martí, nuestro Apóstol, nos había alertado: “Siempre es desgracia para la libertad que la libertad sea un partido”[1] y también que: “Una Constitución es una ley viva y práctica que no puede construirse con elementos ideológicos”[2].

3.- Durante el proceso de consulta, discusión y recepción de propuestas desde la ciudadanía en octubre pasado, lo que puede considerarse como el análisis del anteproyecto de Constitución puesto a la consideración pública, si bien la participación fue estimada por las autoridades y sus medios como muy significativa, es de destacar que los artículos impuestos que definen y garantizan la continuidad del régimen dictatorial no pudieron ser discutidos ni cuestionados.

4.- Para el próximo 24 de febrero está convocado un referendo sobre esta nueva Constitución, que decidirá si es aprobada o no por la ciudadanía. Pero, más allá de este plebiscito, la nueva carta magna continúa desconociendo la pluralidad política, continúa invisibilizando a la oposición pacífica democrática e irrespetando, por acción u omisión, en partes de su articulado, tanto la Declaración Universal de los Derechos Humanos como los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas.

5.- En el Mensaje de los Obispos Católicos Cubanos fechado el 2 de febrero del año en curso, con relación a la nueva Constitución de la República de Cuba y a la próxima consulta a la que será sometida, luego del análisis de los temas fundamentales del texto, concluye:

“21. Exhortamos a que cada ciudadano, con su voto responsable y desde su conciencia, contribuya a la edificación de una sociedad en la que todos los cubanos nos sintamos respetados en nuestros derechos y, al mismo tiempo, construyamos una vida digna y próspera con la participación de todos sin exclusión”.

“22. Estas intenciones las encomendamos a la Virgen de la Caridad, Madre de todos los cubanos e imploramos la bendición de Dios sobre nuestra querida Patria”.

6.- El Proyecto Demócrata Cubano se suma al espíritu y a la letra del Mensaje de los Obispos Cubanos y hace suyas todas las consideraciones sobre el texto de la nueva Constitución que será puesta a consideración de quién debe ser el verdadero soberano, el pueblo cubano.

7.- Es significativo el reiterado discurso de las autoridades de la isla en cuanto a la defensa de “la unidad en la diversidad”, cuando se trata de las políticas hacia y con el exterior; cuando tratan de las políticas al interior, con relación a los cubanos, continúan satanizando al diferente político, manteniendo una contradicción antidemocrática de evidente doblez moral. Mientras esa contradicción sea sostenida y alimentada por el régimen, muchas de las palabras del Apóstol José Martí continuarán siendo una asignatura pendiente, entre ellas, estas de gran importancia para el tema que nos convoca: “La república, para todos ha de ser justa, y se ha de hacer con todos”[3], y finalmente: “Un voto descuidado es un derecho perdido, y la indiferencia en el sufragio la antesala del déspota”[4].

Rafael León Rodríguez

Coordinador General

La Habana, 7 de febrero de 2019


[1] Escenas Mejicanas – 1877

[2] Escenas Norteamericanas – 1882

[3] “Patria” N.Y. – 1892

[4] “Patria” N.Y. – 1893

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Resolución 4 sobre derechos humanos en Cuba


Presentado por el Proyecto Demócrata Cubano (Prodecu) de Cuba

Logo de la Organización Demócrata Cristiana de América

El Consejo de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), reunido en la ciudad de Bogotá el 14 de junio de 2018, ante la situación de los Derechos Humanos y libertades en Cuba

Resuelve:

1.- La ODCA advierte que, a pesar del reciente cambio en la Presidencia de Cuba formalizado el pasado 19 de abril de 2018, el Gobierno se ha mantenido sin cambios fundamentales en los temas relevantes de respeto a los Derechos Humanos y el ejercicio de las libertades civiles y políticas en Cuba. Al contrario, se han registrado algunas medidas más restrictivas para la movilidad de los disidentes y acciones de fortalecimiento de la represión oficial sobre los opositores.

2.- La ODCA reitera al Gobierno de Cuba su obligación de cumplir los compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos, firmados ante la Organización de las Naciones Unidas en febrero de 2018, y realizar los cambios necesarios para que Cuba actúe en conformidad con el Derecho Internacional y se reintegre a la comunidad de países que reconocen la dignidad de la persona humana y los derechos y libertades universales que le son propios a toda persona en todo tiempo y lugar.

3.- La ODCA solicita al Gobierno Cubano el levantamiento de las restricciones de salida del país que afectan injustamente, desde el verano de 2017, al Vice-presidente de ODCA y Coordinador General del Proyecto Demócrata Cubano Rafael León. Este derecho ya ha sido ejercido con anterioridad por Rafael León y otros ciudadanos cubanos que han participado en el exterior en conferencias, seminarios o encuentros políticos, técnicos, culturales, artísticos, y de diversa índole. La aplicación de nuevas restricciones de salida constituye un retroceso a derechos ya reconocidos por el Gobierno a sus ciudadanos.

4.- Finalmente, la ODCA reclama la inmediata liberación de los presos de conciencia y de los defensores de los derechos humanos y que se reconozca el derecho de todos los cubanos a disentir y ejercer sus libertades civiles y políticas reconocidas universalmente.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Declaración de fin de año


Un año más del joven tercer milenio se apresta a concluir y dar paso al próximo 2017, cincuenta y ocho del régimen totalitario y unipartidista que, bajo el poder omnímodo de los Castro, controla desde mediados del pasado siglo el archipiélago cubano. Este que ahora finaliza, ha sido testigo de importantes y esperanzadores acontecimientos políticos en las islas, enmarcados fundamentalmente en la oportunidad real de una apertura hacia un nuevo, próspero y plural estado de derecho. La visita a La Habana del presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama, el pasado marzo, certificó la voluntad política del jefe del poder ejecutivo estadounidense de acompañarnos en este imprescindible e impostergable empeño. La Unión Europea, por su parte, concretó recientemente un acuerdo con Cuba para intentar dejar atrás la nombrada Posición Común y viabilizar otras políticas aperturistas. Aparentemente, el rechazo de las autoridades cubanas a dar pasos positivos en cuanto a los derechos civiles y políticos de los ciudadanos —que promuevan la participación plural de estos en la realización política y económica de la sociedad—, frenó el inicio de este proceso de oportunidades democráticas.

El otro acontecimiento significativo del año que pronto finalizará fue la desaparición física de Fidel Castro. La caída del fundador del régimen dictatorial comenzó, realmente, hace diez años, en julio del 2006 cuando, por problemas de salud, se vio obligado a entregar el poder a su hermano Raúl. Este tránsito hacia el fin, de alguna manera anunciado, concluyó el pasado noviembre. Pero, en nuestra opinión, toda esta historia reciente debemos analizarla y proyectarla en clave de futuro, que obviamente no implica borrar la memoria histórica. Cuba y los cubanos merecemos un mejor presente y un esperanzador devenir. Sin embargo, hasta el momento, las autoridades se resisten a dar pasos en la dirección del respeto a las libertades ciudadanas y a los derechos humanos de la sociedad. Peor aún, han incrementado la represión y el hostigamiento a los opositores pacíficos y a toda disidencia develada. Esta realidad, sumada a la incertidumbre provocada por declaraciones del presidente electo de los Estados Unidos, Mr. Donald Trump, sobre temas migratorios, que pudieran tener alguna incidencia en determinadas modificaciones a la Ley de Ajuste Cubano, han disparado nuevamente el éxodo ciudadano en todas direcciones.

El escenario económico del país también continúa estresado, víctima de la improductividad y de las contradicciones gubernamentales. Ahora mismo, el presidente Raúl Castro informó a la Asamblea Nacional que estábamos en “recesión económica”. Un decrecimiento del 0,9% en el 2016. La histórica dependencia de determinados países puntuales, como por ejemplo en los últimos tiempos a Venezuela, nos paraliza cuando aquellos sufren situaciones adversas. En estas declaraciones decembrinas al Parlamento, el presidente también ratificó que Cuba no volvería al capitalismo. No obstante, hizo un llamado a trabajar para impulsar la inversión extrajera. Esto es: la inversión de capitalistas extranjeros en Cuba. Entonces: capitalismo en Cuba, pero no de cubanos. ¿No constituye esto una contradicción y un despropósito? En esencia continuamos viviendo bajo los efectos de una crisis sistémica que, evidentemente, solo se resolverá cuando cambie el sistema imperante. Un sistema del que ya existen evidencias probadas que certifican que no ha sido exitoso en aquellos países occidentales donde lo han implantado. Y nosotros pertenecemos a esa parte del mundo: el Hemisferio Occidental. En los últimos años, las instituciones cubanas que manejan los temas estadísticos han estado alertando sobre el acelerado envejecimiento de la población. E incluso, alertan sobre el decrecimiento de esta; plantean que no llegaremos nunca a los doce millones de habitantes. Falso. Ya somos más de eso, lo que desperdigados por todo el orbe. Por lo tanto, debemos empezar por recuperarlos desde la necesaria nueva ley. Una Constitución que nos contemple a todos y reconozca la doble ciudadanía, con derechos y deberes como iguales, sin fueros ni privilegios de personas, grupos o clases. Comenzando un proceso democratizador que involucre al conjunto de los hijos de la nación cubana y que tenga como basamento los Pactos de Derechos Humanos, firmados ya por las autoridades y a las que solo les resta ratificar e implementar. Entonces y solo entonces, dejaremos atrás las crisis e iniciaremos una nueva era de progreso hacia la modernidad, la prosperidad y el bien común, con todos, para todos y en Paz.

Diciembre del 2016.

Declaración del Prodecu en formato «.word».

Declaración del Prodecu en formato «.pdf».

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

21 Congreso en Santiago de Chile


El 21 Congreso de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) concluyó el pasado viernes 27 de mayo en la capital chilena. El Proyecto Demócrata Cubano —Prodecu— envió al evento una representación de su dirección compuesta por miembros residentes en Cuba y en la diáspora presidida por Rosa María Rodríguez Torrado.

La nueva presidencia electa para el periodo 2016-2019 está constituida por Juan Carlos Latorre como presidente y Francisco Javier Jara como Secretario Ejecutivo. El presidente saliente, Don Jorge Ocejo Moreno, fue elegido vicepresidente primero de esta nueva directiva por unanimidad. Las dos vicepresidencias de Asuntos Especiales creadas en el pasado 20 Congreso se mantuvieron: la de Rafael León del Prodecu y la de Eduardo Cardet del Movimiento Cristiano Liberación, ambas radicadas en Cuba. Para la vicepresidencia del área del Caribe fue electo René Hernández Bequet del Partido Demócrata Cristiano de Cuba.

Al cónclave asistieron, entre otras personalidades como el expresidente chileno Eduardo Frei, la Presidenta de la República de Chile Dra. Michel Bachelet, quien dedicó unas palabras a la audiencia reunida en el antiguo Palacio del Congreso, lugar donde se realizó esta magna reunión de los socialcristianos de Nuestra América.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Octavo mes


Santo PadreCuba se prepara para recibir al Papa Francisco, que la visitará el próximo mes de septiembre como “Misionero de la Misericordia”. Tercer Pontífice que llega a estas tierras en poco más de 17 años. Le antecedieron Benedicto XVI, el “Peregrino de la Caridad” y el ahora Santo Juan Pablo II, como “Mensajero de la Verdad y la Esperanza”. Fue este quien marcó un hito en la historia reciente de los cubanos e inspiró el comienzo, con sus avances y retrocesos, de los actuales procesos reformadores. El pasado 17 de diciembre y los eventos que ese día revelaron, están enmarcados en su llamado a que el mundo se abriera a Cuba y que Cuba se abriera al mundo, superando todos, todos los miedos, realizado en enero de 1998.

Pero, los tiempos de las autoridades cubanas continúan a un ritmo inadecuado para todo lo que se necesita transformar. Ahora declararon que están documentando, por encargo, la teoría del nombrado socialismo del siglo XXI. Luego de experimentar en vivo, como de costumbre, en el gran laboratorio nacional, plasmarán seguramente las supuestas tesis y los seguros supuestos resultados. Anunciaron también la realización del VII congreso del partido único, el comunista, en abril próximo. Ya con anterioridad habían informado sobre la promulgación de una nueva ley electoral e incluso de una nueva Constitución. El asunto es que continúan ignorando y marginando la diversidad política del país y todo lo decidido, como en todo gobierno militar autoritario, sigue siendo de ordeno y mando.

Ahora, luego de restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos de América, ha quedado demostrada la necesidad de comenzar, también, un proceso de normalización de las relaciones entre el régimen y el pueblo cubanos, que no debe ser otro que la apertura hacia la pluralidad democrática y el estado de derecho. La oposición pacífica, dentro y fuera del archipiélago cubano, trabaja por estos objetivos. La “Declaración de Morelos” y más recientemente la “Declaración de San Juan” están en esa sintonía. La anunciada presencia del Papa Francisco entre nosotros esperamos que contribuya, con su ya probada experiencia, a impulsar esa otra justa causa.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cinco meses y…


Imagen de Cubadebate.cu

Imagen de Cubadebate.cu

Un poco más de cinco meses han transcurrido desde que se hicieran públicas las conversaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos de América. Luego de medio siglo de posiciones disociadas regresan las esperanzas de renovación de los vínculos que han unido históricamente a ambas naciones. Canje de prisioneros políticos, conversaciones para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, consideración de medidas para mejorar los intercambios entre ambos países, de medios de comunicación, de derechos humanos; retiro de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo, entre otros pasos significativos, auguran una nueva era para cubanos y norteamericanos.

En cuanto a las relaciones de las autoridades del archipiélago con la sociedad nacional en este nuevo escenario, todo parece reafirmar que solo las categorías económicas podrán ser objeto de modificaciones o cambios, pero las categorías políticas se mantendrán inalterables, basadas en el hegemonismo antidemocrático de un solo partido. Hablan de una nueva ley electoral pero las votaciones parciales de delegados para las Asambleas Municipales de este último abril se han realizado con la manipulable ley actual. Plantean que están estudiando promulgar otra constitución, pero, no brindan información sobre tan importante tema.

Ahora, por último, enviaron un mensaje fuerte y claro en la VII Cumbre en Panamá de intolerancia ante la diversidad política. A los representantes de la sociedad civil independiente cubana que asistimos a los foros paralelos nos confrontaron con decenas de miembros de la sociedad civil dependiente del estado cubano, enviados como representantes de una cuestionable civilidad institucional. Conminados a evidenciar con acciones su lealtad al régimen prefirieron confrontar que compartir espacios de diálogo con sus coterráneos. Si no fuera por la trascendencia del hecho en sí mismo para el presente y el futuro de la Nación pudiéramos, recurriendo al humor criollo, ufanarnos de tener dos sociedades civiles: una dependiente y otra independiente del estado. En los discursos de los dirigentes políticos del archipiélago de más alto rango sobre las conversaciones con las autoridades norteamericanas, escuchamos constantemente alusiones a que: “debemos acostumbrarnos a vivir respetando nuestras diferencias”. ¿Acaso no es aplicable al contexto nacional esta afirmación? A la Nación cubana pertenecemos todos los cubanos, independientemente del lugar donde nos encontremos y a la manera de pensar de cada cual. Somos personas, somos diversos, somos todos sujetos de derecho y de respeto en cuanto a nuestra dignidad humana. Más allá de la importante normalización de las relaciones con nuestros vecinos del norte, la conformación de la verdadera Nación Cubana “de todos, con todos y para el bien de todos” no debe ni puede seguir a la espera.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cuba 2014


fihav2014La 32da. Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2014, cerró sus puertas luego de una generosa entrega de premios el pasado viernes 7 de noviembre. Cuentan que Brasil fue el expositor de mayor crecimiento en relación con años anteriores y España, con 132 empresas participantes, la más representada. Esta cita contó con la presentación por Cuba de la Cartera de Oportunidades, ahora bajo la nueva ley de Inversión Extranjera y con las ofertas de la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Las propuestas cubanas, enmarcadas fundamentalmente en la modalidad de empresas mixtas, ponen a disposición de los inversionistas extranjeros desde activos medio desactivados, como son centrales azucareros, hasta tierras cultivables e industrias biotecnológicas y de medicamentos. Un abanico promocional que cubre casi todas las esferas de la producción y los servicios. El estado revolucionario cubano, que lo confiscó todo, y a todos, al principio de su gestión totalitaria ahora pone en venta, al menos, la mitad de cada uno de los bienes que le quedan. Por cierto, solo para alienígenos.

Cuando los cubanos de la isla nos acercamos a estos espacios feriales, los percibimos con algo de asombro, como esferas aisladas de nuestra realidad. Otra Cuba, que poco o nada tiene que ver con nosotros. De la misma manera nos sucede con las zonas turísticas: Varadero, Cayo Coco o Cayo Romano, o con las instituciones de investigaciones médicas y farmacológicas, son espacios ajenos a la mayoría de los cubanos. Forman parte de las vitrinas aisladas, como oasis, que observan y disfrutan los visitantes extranjeros y algunos privilegiados del patio. Son las diferentes piezas de este rompecabezas trucado en el que han convertido a Cuba. Es, probablemente, una de las causas que provoca en los forasteros comentarios halagadores, pero inexactos, sobre el acontecer nacional. Esto, sumado al mal hábito clientelista de donar ostensiblemente más allá de las potencialidades del país, ha creado en muchos espectadores foráneos una visión virtual de Cuba.

Pero nuestra nación es una sola, es el producto de todos estos diferentes espacios, con sus aciertos y errores, en los cuales participamos los cubanos. Aquí en las islas, el exilio o en la diáspora diseminada por el mundo. Y es ese sentimiento de pertenencia compartido que une y enaltece, el que nos hace experimentar determinado orgullo solidario cuando alguno o algunos se destacan. No importa si son peloteros cubanos de las Grandes Ligas Americanas, artistas o médicos voluntarios combatiendo el Ébola en África. Entonces, lo que nos falta recobrar para juntarnos como un solo pueblo son libertades. Reconstruir la eticidad en nuestra escala de valores; volver a anteponer la honestidad antes que la lealtad ciega, sorda y muda. En fin, refundar la democracia plural, para que todos podamos participar, dignamente, sin exclusiones, de los derechos y deberes de ser cubanos, sin vitrinas.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Embargo 2014


Imagen descargada de: http://www.cmhw.icrt.cu

Imagen descargada de: http://www.cmhw.icrt.cu

El presente año 2014 para Cuba comenzó ya a preparar su equipaje al inicio de este último trimestre. Y es algo que se viene repitiendo desde el pasado siglo hasta el cansancio; como si año tras año al final, saliera el que estaba en curso por la ventana para regresar, sigilosamente, por la puerta de atrás. Planes, promesas, programas, lineamientos; alguien diría que: “más de lo mismo con los mismos”. Pero parece que por fin algo ha comenzado a moverse, fundamentalmente en las categorías económicas y sociales. Cuentapropismo, impuestos, trabajadores contratados por empresarios privados del patio; explotación de la tierra por finqueros usufructuarios, recuperación de algunos derechos de comprar y vender, de viajar al exterior y regresar. Prisioneros políticos liberados entre la deportación y licencias extrapenales. Nuevas leyes de inversión extrajera y de trabajo. Todo un paquete de reformas desde el gobierno autoritario, para mantener el poder del gobierno autoritario, con la intención de consolidar un capitalismo de estado y garantizar una sucesión dinástica tranquila.

Como es lógico existen diferentes visiones de observadores nacionales e internacionales sobre estos asuntos. Desde los que aseveran que solo son cambios cosméticos, hasta los que aducen lo contrario. Es cierto que las autoridades mantienen pendiente aún la deuda con la oposición política pacífica y la comunidad mundial sobre la ratificación e implementación de los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de Derechos Civiles y Políticos. De cualquier manera hay una nueva sinergia, con sus acciones, contradicciones y sorpresas. Quién hubiera pensado, por ejemplo, que el periódico Granma, órgano del partido comunista, iba a difundir un artículo del New York Times casi íntegramente para el consumo de los lectores del patio, como sucedió el martes 14 del presente octubre. Es como si de pronto la máxima dirección histórica del país se convirtiese al periodismo independiente. Y es que el tema del embargo norteamericano a Cuba vuelve a ser noticia durante este mes en las Naciones Unidas. Además, la próxima Cumbre de las Américas en Panamá, a la que está invitada Cuba por primera vez, brinda una oportunidad única al gobierno cubano de enfrentarse al norteamericano en un marco propicio para iniciar conversaciones.

La actual inestabilidad de Venezuela; los altibajos electorales en Brasil, la crisis económica sistémica cubana y el fenómeno del terrorismo internacional, parece que han obligado a las autoridades autoritarias de la isla a tomar, ahora en serio, la necesidad de un diálogo constructivo con nuestros cercanos vecinos. Uno de los aspectos significativos de estos posibles encuentros y quizás un elemento que haya conspirado para su anterior realización es que, durante los últimos 55 años, han pasado once presidentes con sus respectivas administraciones por la Casa Blanca y en Cuba permanecen los mismos, cada cual con sus singulares historias. De cualquier manera, solo mediante negociaciones se pueden resolver los conflictos pacíficamente. El susodicho embargo a Cuba, que ha servido para victimizar al régimen y es un sinsentido que carga sobre los sectores más vulnerables del pueblo, debería ser negociado. Constituye este, sin lugar a dudas, una violación más de los derechos humanos de los cubanos y un obstáculo para nuestras justas aspiraciones de libertad, justicia y paz en democracia.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios