Partidos políticos postrevolución


Por Rafael León Rodríguez, Coordinador General del Proyecto Demócrata Cubano y autor del blog “El candil de Rafa


Razón tenía nuestro José Martí cuando afirmaba: El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país. 1

Y añadía luego: Solo echan raíces en las naciones las formas de gobierno que nacen de ellas. 2

Los principales líderes guerrilleros de la revolución cubana que triunfó el 1 de enero de 1959, devenidos luego marxistas, en su afán por hacerse del control total de Cuba, transitaron rápidamente desde el reconocimiento de la pluralidad democrática de organizaciones y partidos políticos que participaron en la lucha y gestaron la victoria, hacia la imposición de una dictadura unipersonal y unipartidista.

Para conseguir este propósito es cierto que no dejaron nada en pie, comenzando por la confiscación de todos los medios de información y comunicación nacionales e implantando una férrea censura; estatalizando los centros de educación en los diferentes niveles de enseñanza —tanto laicos como religiosos—; apoderándose de toda la infraestructura económica del país y enfrentando con impiedad a quienes se les opusieran.

Como parte de esta estrategia absolutista se entregaron al juego geopolítico con la extinta Unión Soviética para garantizar, tanto en lo militar como en lo económico, la permanencia en el poder; copiando sus patrones políticos e ideológicos y comprometiendo, bajo la justificación del llamado internacionalismo proletario, la esencia natural de nuestra solidaria cubanía.

La primera constitución socialista de Cuba del año ‘76, es una prueba irrefutable de la malsana intención de sovietizar hasta la historia contemporánea cubana a favor de una potencia extranjera. En el preámbulo, la Carta Magna reconoce el apoyo de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas —URSS—, al éxito del socialismo en Cuba. Mas tarde, luego del derrumbe del nombrado campo socialista, este preámbulo fue reformado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en julio del 1992. Entonces el reconocimiento lo trasladaron al internacionalismo proletario, la amistad fraternal, la ayuda, la cooperación y la solidaridad de los pueblos del mundo, especialmente… los de América Latina y del Caribe.

Presente

Pero la clave legal que legitima desde la constitución el control omnímodo del Partido Comunista ha sido mantenida. En el capítulo I, Fundamentos políticos, sociales y económicos del estado, artículo 5, se proclama que el Partido Comunista de Cuba es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado. Esta legitimación del unipartidismo descalifica cualquier intento de reconocimiento de la pluralidad política y pone al margen de la ley a quienes la promuevan.

Los dirigentes autoritarios cubanos sostienen la tesis de que el Partido Comunista no postula, ni interviene en las elecciones de los Poderes Populares en ninguna de las instancias establecidas: municipales, provinciales y nacionales. Sin embargo, la ley electoral determina la existencia de una comisión de candidatura, que no solo participa en las proposiciones de postulación del 50% de los candidatos electos en la base para las asambleas de las tres instancias, sino que el otro 50% es determinado de ucase por esta comisión. Dirigentes históricos, personalidades destacadas, políticos, ministros, militares, allegados y familiares de la nueva clase conforman esta candidatura obligada. Es así que la Asamblea Nacional del Poder Popular, órgano supremo del poder del Estado, se constituye en un círculo de notables designados, de entre los cuales más del 95% militan en el Partido Comunista o la Unión de Jóvenes Comunistas. Esto se puede constatar en la actual candidatura de 612 delegados propuestos para las elecciones de febrero del presente año, la que se constituirá el 24 de ese mismo mes en Asamblea Nacional. Todos serán electos; no habrá sorpresas.

Martí expresó sobre este tema: No puede ser representante honrado el que va al Parlamento lleno de gratitudes, y de mercedes recibidas, y de trata tácita o expresa con el cacique que lo nombra. Tales siervos no pueden ser los encargados de defender la libertad. 3

Durante todo este proceso de construcción dictatorial, que dura ya cincuenta y cuatro años, los ciudadanos cubanos han sido afectados también en su condición de sujetos políticos activos. La ideologización forzada junto a la represión política ha condenado la realización y desarrollo de una ciudadanía responsable. Y esta es la base de la fundación democrática, que manifiesta sus intereses, preferencias y exigencias mediante la pluralidad de partidos políticos. No hay otra mejor manera. La cuestión es si la oposición pacífica, que se generó en los años ’80 del pasado siglo como continuidad de los defensores de los derechos humanos, pueda constituirse en una opción plural partidista en el futuro próximo.

Futuro

Para viabilizar la realización de este interés democrático nacional, sería necesario que las autoridades adelantasen, desde ahora, los escenarios de respeto, reconocimiento y confianza adecuados. La base fundacional de estos nuevos ambientes en cuanto a derecho, no debe ser otra que la implementación de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos y Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, los cuales han sido ya firmados y solo les resta a las autoridades ratificarlos y ponerlos en práctica.

Bajo estas nuevas consideraciones y libertades los ciudadanos comenzarían un proceso de identificación y conocimiento de sus derechos y deberes como miembros plenos y activos de la sociedad. Las alternativas ideológicas y políticas dejarían de visualizarse en las zonas prohibidas de la comunidad y los cubanos y cubanas se asomarían al mundo de las libertades de información, reunión, y asociación entre otras inéditas hasta el presente.

Entonces y solo entonces los ciudadanos podrían reconocer sus urgencias y conocer las opciones políticas para enfrentarlas. Es cierto que este sería el inicio probable y posible de un curso liberador de la Nación por el cual las autoridades autoritarias no parecen estar interesadas aún. Ahora continúan aferradas al poder omnímodo y más que a la transición democrática apuestan a la sucesión dinástica.

La implementación de los Pactos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y por tanto el reconocimiento de la sociedad civil, crearía las condiciones para conformar una Asamblea Constituyente y para redactar una nueva constitución, esta vez democrática. Una nueva ley electoral y de partidos; elecciones generales, libres y plurales y el Estado Nacional Democrático de Derecho estaría a las puertas de la Nación. Una hoja de ruta se pudiera establecer para precisar los tiempos; la forma del gobierno la determinaría la ciudadanía mediante plebiscitos. Lo demás vendría por añadidura. Pero la política es, entre otras cosas, el arte de lo posible y, cualquier plan o proceso de transición pacífica para nuestro país, estará obligadamente sujeto a un sinnúmero de variables.

Actualidad nacional

Las autoridades autoritarias cubanas han venido implementando, desde abril del año 2011, un proceso de renovación al que nombran Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. La mayoría de los aspectos económicos contemplados en estos lineamientos tienen una referencia o han formado parte de diferentes programas entregados por la oposición política nacional a las autoridades en diferentes oportunidades. Entre estos, se destaca la Plataforma Común para un proyecto de Nación, de la Mesa de Reflexión de la Oposición Moderada, un programa de transición democrática realizado por varias organizaciones opositoras de diferentes signos ideológicos y puesto a la consideración del gobierno cubano finalizando el pasado siglo XX. En el tema de los controles gubernamentales, prohibiciones y restricciones, están también incursionando, pero con cierta timidez por la incidencia que esto tiene en lo político. La nueva ley migratoria, vigente desde enero de este año, que liberaliza de cierta manera esta actividad devolviendo determinados derechos a los ciudadanos, es un ejemplo. Pero, les falta mucho aún por avanzar en el reconocimiento y respeto de los derechos ciudadanos, de la sociedad civil y de la oposición política.

Es en esta categoría de asuntos, donde es importante potenciar nuestras demandas. Luego del reclamo a las autoridades por la implementación de los Pactos de DD.HH. de las Naciones Unidas, hay dos elementos prioritarios fundamentales que reclamar:

1) El reconocimiento de la sociedad política alternativa por el régimen cubano.

2) La liberación del acceso a internet para toda la ciudadanía.

Del primer punto depende la capacidad negociadora para iniciar la construcción democrática de la Nueva Nación a la que aspiramos. En cuanto al segundo, la informatización de la sociedad cubana y el libre acceso a la red de redes es una de las cuestiones vitales para sobreseer el subdesarrollo y equipararnos cognitivamente al resto de la comunidad internacional.

La independencia de un pueblo consiste en el respeto que los poderes públicos demuestren a cada uno de sus hijos, 4 apuntó Martí.

Asuntos pendientes

Entre las variables más importantes que inciden en los tiempos de estos procesos de democratización para Cuba —que podrán más o menos demorarlo pero no detenerlo—, están:

Primero: El futuro político de la nombrada Revolución Bolivariana en Venezuela.

Segundo: La desregularización o no del embargo norteamericano a Cuba.
Tercero: La nueva política de la Unión Europea hacia el gobierno cubano, después de superar la llamada Posición Común.

Cada uno de estos temas tiene su agenda propia y sus singularidades. La complejidad e importancia de los tres supera cualquier tentativa de pronóstico serio sobre el devenir socio-político cubano.

Está además el tema de la comunidad cubana en el exterior. Hasta donde el régimen cubano decidirá avanzar en el reconocimiento de los derechos ciudadanos y políticos de los que residen permanentemente fuera de Cuba y reclaman un estatus que les permita participar en los destinos de nuestra Patria común. Sin solucionar la vinculación legítima de nuestra diáspora con los asuntos nacionales, cualquier proceso de cambio o transición hacia la democracia estará incompleto.

Final

Es, en síntesis, por todo lo expuesto aquí, que se hace difícil vaticinar el futuro de la participación de los partidos políticos en la Cuba posterior a los Castro. Pero, lo que si se puede afirmar es que, ese futuro no será, sin la continuada actividad partidista plural de estas organizaciones políticas de la sociedad civil desde el presente.

Este 28 de enero se cumplen 160 años del nacimiento del más universal de los cubanos: José Julián Martí Pérez. Hemos significado en estas notas algunas citas de este coloso del pensamiento nacional, como homenaje testimonial a la vigencia de su legado. Estas últimas, por lo que revelan, pretendemos que las concluyan:

La República, para todos ha de ser justa, y se ha de hacer con todos. 5

La organización revolucionaria no ha de desconocer las necesidades prácticas derivadas de la constitución e historia del país, ni ha de trabajar directamente por el predominio actual o venidero de clase alguna; sino por la agrupación, conforme a métodos democráticos, de todas las fuerzas vivas de la patria; por la hermandad y acción común de los cubanos residentes en el extranjero; por el respeto y auxilio de las repúblicas del mundo, y por la creación de una república justa y abierta, una en el territorio, en el derecho, en el trabajo y en la cordialidad, levantada con todos y para el bien de todos. 6

Rafael León Rodríguez

La Habana, enero de 2013.


Volver arriba

Anuncios

Acerca de Rafael León Rodríguez

Un espacio de opinión desde Cuba
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Partidos políticos postrevolución

  1. josefina dijo:

    america latina es tan caudillista,,, siempre andan culpando al Imperio de sus desgracias, no se fijan en que eligen a un presidente porque es simpatico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s