Fuga hacia adelante


Foto bajada de: “lapupilainsomne.wordpress.com”

La Habana se destaca en los últimos días como ciudad sede de un sin número de eventos, casi todos de carácter internacional y variadas disciplinas. Congreso Internacional Labiofam 2012; Congreso Internacional Abogacía 2012; VII Curso Herramientas de Control y Prevención Contra la Corrupción Administrativa; Congreso Ortopedia 2012; IV Seminario Internacional de Nanociencias y Nanotecnologías, entre otros. Los títulos, per se, trasmiten una sensación de desarrollo y resolución en la diversidad de los temas y proyección de futuro. Cuán lejos de la cotidianidad de la sociedad cubana. Parece que se trata de otra Cuba, una virtual, que solo existe para un grupo de privilegiados, la corte palaciega e invitados de compañía.

Nada que ver con la Cuba real, la que a pesar de ser un país pequeño y contar con 11,2 millones de habitantes, tiene la quinta población penal mayor del planeta en relación al número de individuos. La que a cada ciudadano le correspondería una porción de la deuda externa por valor de seis mil dólares, con relación al Grupo de París, Rusia, China y no se sabe cuántos países más, a los que el estado cubano debe, en conjunto, la cifra aproximada de sesenta mil millones de dólares. La que envejece a un ritmo tal, que se pronostica que para el 2035 la tercera parte de su población tendrá más de 60 años. En la que sus trabajadores devengan salarios miserables que no sobrepasan los veinte dólares mensuales como promedio, en una economía dolarizada. La que sus jubilados, mujeres y hombres, se ven obligados a sobrevivir haciendo malabares de todo tipo para malcomer y mal vestir. La que tiene una diáspora de dos millones de personas y continúa creciendo desorbitadamente. La Cuba empobrecida a la que han agotado sus riquezas junto a sus sueños y esperanzas.

Como una fuga hacia adelante, para obviar la triste realidad de esta isla anclada en el pasado, parecen actuar los herederos de la nueva clase. Convencidos de las potestades y privilegios inherentes a sus linajes, hacen ostentación de planes, capacidades y proyectos. Mientras, continúa ampliándose la brecha entre ellos y la mayoría de los ciudadanos, los que, atrapados en la trampa del unipartidismo y la negación de sus derechos humanos fundamentales, refrendados en los Pactos de derechos civiles y políticos y económicos sociales y culturales de las Naciones Unidas, constatan que no puede haber visos de comunión con la opresión.

Anuncios

Acerca de Rafael León Rodríguez

Un espacio de opinión desde Cuba
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s