Cumbre de los NOAL


Foto descargada de: “actualidad–solidaria.blogspot.com”

Con agosto concluyó la XVI Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL) en Teherán, capital de la República Islámica de Irán, país que asume ahora la presidencia de esta concertación. Los temas de la crisis en Siria y el desarrollo del programa nuclear persa dominaron la agenda del encuentro. Aunque la razón de ser de este movimiento perdió determinada importancia con el fin de la llamada Guerra Fría, durante la última década del siglo XX, parece que la flexibilidad misma de los criterios políticos de quienes lo conforman, le ha permitido permanecer vigente en el ámbito de la comunidad internacional. Nunca ha estado claro qué entendían los dirigentes de algunos países fundadores por el no alineamiento.

Cuba participó en la Primera Conferencia Cumbre de Belgrado del 1 al 6 de septiembre de 1961, con otros 27 estados, como miembro pleno. Al año siguiente, el 30 de mayo, el Comandante Fidel Castro dio el visto bueno a la Operación Anadir, mediante la cual la extinta Unión Soviética instaló bases de lanzamiento de proyectiles nucleares en Cuba apuntando hacia los Estados Unidos, lo que puso al mundo al borde de su desaparición. Cuentan que en la noche del 26 de octubre de 1962, en plena Crisis del Caribe o de los Misiles, el dirigente cubano envió una carta al entonces primer ministro soviético Jruschov, en la que le proponía dar el primer golpe nuclear a los norteamericanos. La misiva, nunca aclarada del todo, ha tenido varias interpretaciones, pero subyace en ella una intención terrible: el inicio de la tercera y última guerra mundial.

Pasada la crisis, Cuba continuó perteneciendo al Movimiento de Países No Alineados. Luego permitió la instalación en su territorio de una base de escucha soviética, Lourdes, y la de un contingente militar. Parece que lo más importante de entre los criterios de la membresía fundadora de los NOAL, es lo concerniente al apoyo a los llamados movimientos por la independencia nacional. Las autoridades dictatoriales cubanas se han destacado en este aspecto a costa del sacrificio de su pueblo para conseguir, junto al agradecimiento por la solidaridad real y material entregada, una mirada ciega a su historia pasada de compromiso militar con los ex soviéticos. Es la política de la ambigüedad y las medias verdades de los regímenes de esta naturaleza en función siempre de la justificación de los medios para conseguir el fin último: la permanencia a ultranza en el poder.

Anuncios

Acerca de Rafael León Rodríguez

Un espacio de opinión desde Cuba
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s